lunes, 17 de noviembre de 2014

CAPÍTULO CXCV: LA VIDA.



Muchas veces nos encontramos en los domicilios, con gente joven.Y muchas veces, la misma familia, suele mantenerlos alejados, no ser participes del cuidado de los mayores, no quieren implicarlos en esa labor, que según ellos es muy dura.Pero esos mayores, que muchas veces, se trata de sus abuelos;se encuentran como si fueran unos bichos raros, como si contagiarán, esos abuelos, suelen mirar a sus nietos, y los ven como seres inalcanzables,y lo que más anhelan es poder, estar con ellos, poder hablarles,poder contarles y darles consejos.
Pero mi sorpresa fue mayor, cuando en un domicilio que he tenido hace tiempo, llegaron unos familiares a pasar unos días de vacaciones.Creo recordar, que fueron por unas vacaciones de Semana Santa.Estos familiares hacía mucho tiempo, que no se acercaban a verlos debido a motivos laborales.Se trataba de, la hija de los ancianos y su nieto.
Yo iba a cuidar del anciano, aunque su mujer, llevaba una temporada de ánimo muy bajo.No tenía ganas de nada, llegando incluso, a dejar de comer.
Cuando llegó su hija,le comenté lo que pasaba, y entonces comenzó a animarla, poco a poco, incluso llegó a implicar también en la tarea al crío, a lo que accedió sin problema ninguno.Lo que me sorprendió gratamente.
El joven se comprometió y salir a pasear algunas tardes con su abuela, para darle un respiro al cuidador principal ( su madre) así tiene aproximadamente unas dos horas para dedicar ese tiempo a lo que más quiera,y así, la abuela también tiene contacto con su nieto y ella no queda tiempo sola.Como una tarde cualquiera el joven, quedó en ir a pasear con su abuela, y deciden como siempre finalizar el paseo en el  parque.Una vez allí se sientan en un banco, normalmente, es el punto de encuentro con otros viejitos .Llegaron coger amistad, ya son muchos días viéndose en el mismo sitio, y una vez allí hablan de: sus cosas, de sus enfermedades, sus tratamientos, sus médicos, la familia, los hijos, sus nietos....etc.
La abuela, se fija en su nieto, lo ve decaído, y una vez en el parque y en el mismo banco de todas las tardes,la abuela le pregunta a su nieto.
¿Qué, como van las cosas?pues no se que decirte, tenemos el optimismo sin entrenar.La vida debía venir con un manual de instrucciones; le responde el nieto.
Llegan unos viejitos y  la abuela se dirige  al joven nieto.
Miran para la abuela, y ella les hace un gesto con la cabeza, para que se fijarán en el nieto.Uno de ellos se dirige al joven.
_¿Qué, de bajón?,¿Cuántos años tienes?.
-24 años, le responde el nieto.
El viejito, comienza a mantener una conversación muy animada entre sus compañeros;pero todo era, para que el joven escuchara y prestara atención a esa conversación.
_Quién me diera.Os imagináis, volver tener  20 años.Pero sabiendo lo que sabemos.
Tienes razón, la verdad es que ser joven no es nada fácil.
Muchas veces crees que todo lo tuyo es malo y lo de fuera siempre es lo mejor.
Pero no te preocupes, llegará un momento, en el que te darás de cuenta de que no es así.Que no hay tiempos mejores que los tuyos y que no hay nada como el estar rodeado de buena compañía.
_Joven ¿sois conscientes de todo lo que valéis?, le pregunta otro viejito al joven.
Está bien que queráis ayudar el planeta, pero primero, comenzar por ayudar en vuestra casa.
Venga arriba ese ánimo, que hay que dar ejemplo.
Algún día tú serás el abuelo del que contaran anécdotas,sintiéndose orgullosos.
Algún día tú serás un catedrático de esa autentica universidad de la vida que es, nuestra tierra.
Que muchas veces enseña cosas que te parecen normales, pero hay que saberlas.
Y cuando estas subiendo y bajando,"" la bolsa "", el ascensor.
Y tener respuesta para todo,
Y otras veces enseña asignaturas importantes y obligatorias como la prudencia , que para nosotros siempre es la madre de la ciencia,y nuestra relación con la verdad, a nosotros siempre nos gusta las cosas de verdad.Por eso somos contundentes a la hora de afirmarla.
Y prudente,si no lo tenemos claro, porque ahora todo es:Me gusta no me gusta,
Nosotros necesitamos un : "" Q Q Q T D""jajajjaja, se ríen todos, y le explican lo que significan las siglas, un "" Que quieres que te diga "".
Luego interviene en la conversación el otro viejito, que desde que llegó al parque, no dejaba de observar al joven, que en un principio, estaba cabizbajo y con la conversación, comenzaba a prestar atención, a estar atento, a lo que hablaban entre ellos, 
Pues a mí me gustaría tener a todos los jóvenes juntos y poder recordarles que antes o después tendréis que afrontar un hecho, El mundo depende de nuestros sueños y muchas veces para cumplirlos no importa la edad que se tenga, es necesario volver a empezar.Volver a nacer.
Soñar siempre será la asignatura más importante,Si queremos que pase algo, tenemos que soñar, si queremos que pasen cosas nuevas soñemos cosas nuevas.Porque en esta tierra soñar es obligatorio.Así que soñemos.
Siempre para delante, que lo estáis haciendo bien.
Disfrutemos de lo más maravilloso que tenemos LA VIDA.
La abuela le dice : "" La vida es un tango y como tal hay que saber bailarlo"", aunque ser joven a veces es complicado, la vida es muy larga y tienes muchos sueños por cumplir.
Cuando uno llega a ser anciano, no tenemos que quedar al margen de lo que sucede en la vida,nuestras familias tienen que precisamente, hacer lo contrario, hacernos cómplices del día a día.
Muchas veces eso, es imposible, debido a que según enfermedad, pero cuando uno dentro de los achaques de la edad, está bien, intentemos no dejarlos de lado.
Espero que este nuevo capítulo sea de vuestro agrado.
Un abrazo grandote para tod@s.
Daros las GRACIAS por estar ahí.





jueves, 6 de noviembre de 2014

CAPÍTULO CXCIV :HAZ BIEN Y NO MIRES A QUIÉN.


Otro día más, con estos nuevos usuarios; pero para mí ,dejan de ser usuarios y pasan a ser  mis nuevos amigos.
 Ronda en tu mente, que el día que viene, el que va llegar, sea por lo menos igual, que el anterior.Te preguntas, si serás capaz de conseguir curar esas heridas ; repasas lo que has echo el día anterior, para ver si el siguiente, se puede avanzar algo más.
Pero llega el día y te sorprende,ya que, lo que ha rondado por tu mente, no tiene nada que ver con lo que está sucediendo.
Realizas tu trabajo y al finalizar, comienzas una amena conversación.
Poco a poco , comienzas a hablar, hay que darse cuenta, de que tienes que mantener una conversación con una persona de 91 años, y que consigues mantenerla de tú a tú.Observas: como te escucha, como presta atención a lo que hablas, como participa en esa interesante conversación y como le arrancas esa sonrisa.Como agradece esa conversación y como la necesitaba.
Te das cuenta, que cuando un@ llega a cierta edad, somos niñ@s pequeños pero con cuerpo de adulto.
Como desarrollamos esa ""falsa maldad"", a la que mucha gente, dice "" lo ha hecho a propósito"", cuando no es así: está llamando la atención, se encuentran sol@s.De pronto, esa familia, que con tanto mimo cuidó, atendió, trabajó para ellos, esos, dejan de hablarles.Pasan a ser gritos e incluso,empujones;ya no mantienen apenas conversación, porque, como no oyen bien,no entienden lo que les decimos, o, ya no tengo tiempo para pararme a escuchar; a esta gente, se le deja en un lado, olvidada, ya no nos hacen falta.
Pasan a ser los gran olvidados del sistema , en general, pasan de ser útiles a ser un gran estorbo.
Por un lado, se les quita parte de sus ingresos, por otro: cremas,aceites,pañales,un largo etc, si les hace falta tiene que costear,parte de ese gasto que tienes que utilizar a diario.Y a mayores, la familia, ya no tiene tiempo, de dedicar un poquito de su tiempo a ell@s,aunque solo fuera para dedicarle una pequeña conversación.

En mi caso particular, es una satisfacción, poder dedicarme a esta profesión.Me encanta mi trabajo, ver como día a día, se nota una mejoría, como se va frenando alguna que otra enfermedad, como al principio, son reacios a colaborar;pero como poco a poco, se va consiguiendo grandes logros.
No cabe duda, que la vida sigue para todos, pero además de mi trabajo, yo tengo mi vida, con mis días buenos y con mis días malos.Pero a pesar de todo, yo tengo que poner buena cara, y no implicar a la gente en mis problemas.Eso no es una tarea fácil,ya que tratamos con personas.
Muchas veces, nosotras pensamos que podemos solucionar esos problemas y que esas soluciones están en nuestras manos.
Llegamos a obsesionarnos, deseamos que no llegue pronto el desenlace, pero ese desenlace tiene que llegar tarde o temprano.Pero con esa obsesión,intentamos y ponemos nuestro empeño, para alargar todo eso.
Esa intuición, muchas veces es certera, y gracias a ella, evitamos un trágico desenlace, pero a veces esa intuición, nos hunde tanto a los cuidadores como a los familiares, y muchas veces nos planteamos el abandonar nuestra pasión e intentamos huir.
Nuestra labor como cuidadora que no asistenta, conlleva muchas profesiones al mismo tiempo, todo ello para que esos últimos años disfruten, vivan y se olviden de lo que tienen.
Deciros que muchas veces, las circunstancias, que en la mayor parte de las veces, se debe, a la intervención de los familiares, que muchas veces y en la mayoría de los casos, es para entorpecer la labor del cuidador; esas circunstancias, nos convierte en indiferentes, pasando a ser arrogantes.
Entonces aquella magnífica cuidadora, encantadora, pasa a ser muy arrogante.
Así es nuestra vida, nuestro día a día.
Como bien decía uno de estos usuarios, ""Haz bien y no mires a quién "".
Os deseo un gran y feliz día.
Un abrazo para tod@s.