jueves, 27 de diciembre de 2012

CAPITULO XXV: AÑORANZAS

Hoy repasando las anotaciones de los usuarios antiguos me he acordado de ellos y de sus historias particulares.Sus inquietudes, sus anhelos.Hay que ver como pasa el tiempo.

Sin ir más lejos el primero en aparecer es JUAN,un usuario de 82 años, Parkinson.Este señor vive con su mujer y su hija consta como cuidador principal.Me recibieron muy bien desde el primer día,incluso llegando a ser otro más, lo cual se agradece.La batalla de Juan ,es su lucha diaria contra el Parkinson,intentando que no vaya a más,hizo falta la presencia de:un Logopeda, de un Rehabilitador y la constancia de la familia.Cuando llegué yo a ese domicilio, Juan era capaz, de:Afeitarse, comer, andar largas caminatas, dibujar,cantar y recordar algunas personas que hacía tiempo que no las veía;incluso llegar a decirte donde vivían.Poco a poco llegamos ser un equipo-como él decía-nunca tuvo pudor a la hora de la ducha.

Todas las mañanas me esperaba arropado y cuando llegaba iba a darle los Buenos Días, a continuación,lo ayudaba a levantarse y nos íbamos directos para el aseo, una vez allí preparaba la ducha, se duchaba, la ropa la tenía calentita, se vestía, también se afeitaba-eso si hacía falta-.Después íbamos hacia la cocina,allí tomaba la medicación y desayunaba.Luego hacíamos ejercicios con los pies, piernas,manos,muñecas,una vez hecho todo esto,pasábamos a hacer los largos recorridos,a veces agarrado de mi brazo y otras con su andador.Además de todo eso también me contaba  batallitas de su juventud, como iba al baile,quienes le acompañaban; muchas anécdotas.Él también tenía el servicio de TELEASISTENCIA,lo llamaban para felicitarlo por su cumpleaños o su santo y otras veces por si necesitaba algo.Todos los días me despedía con alguna canción como p.ejemplo: "Adiós con el corazón","Tapame tapame que tengo frío"....etc.Un día tuvo que ingresar en el Hospital por urgencia debido al estrangulamiento de una hernia,lo tuvieron que operar de urgencia debido a la gravedad del asunto y a su avanzada edad.Me llegaron a decir que la operación fuera un éxito pero que el problema era que estaba cogiendo una depresión, no comía, no hablaba y con la mirada fija en un punto.Decidí ir hacerle una visita, llegué cuando estaban sirviendo las comidas por las habitaciones, y él no comía.Entré en la habitación,saludé al compañero de habitación y a continuación me dirigí a él.Se giró rápidamente para verme y me dijo :" Menos mal que apareciste"yo le sonreí y le dije que si iba a comer y me respondió " Si me das tú la comida sí" tomó todo incluso hablé con la enfermera por si le podía dar otro yogurt a lo cual se quedó asombrada y decidió preguntarle a JUAN si quería el yogurt el le dijo que sí;la enfermera se quedó sorprendida.Cuando le dieron el alta y llegó a su domicilio,JUAN había perdido el ritmo de andar y poco a poco volvió a recuperar su rutina.Nunca reprochando nada,si el se desanimaba ya estaba yo para que el intentara seguir un poco más, que nunca tirara la toalla.Bueno hoy le tocó a Juan falleció hace aproximadamente unos 9 años y era un encanto de hombre.                                                                                                                             

       Un abrazo grandote...