miércoles, 8 de enero de 2014

CAPITULO CVIII :TODOS SOMOS UNO.









Después de tanto tiempo seguimos luchando, tenemos que hacer muchas cuentas, comienzo de año subida de impuestos,luz,medicamentos y un largo sin fin pero los sueldos siguen congelados.
Decir, que si todos nos pusiéramos de acuerdo, como se hacía antiguamente, como nuestros antepasados, cuando se reunían en ese patio, y allí se contaban sus problemas y con la ayuda de todos se intentaba solucionarlos.Cuando había alguna avería en alguna de las casas del vecindario allí estaban todos, codo con codo,luchando para que todo se solucionara.Esos tiempos,  ese compañerismo, tardarán en volver.Decir que al día de hoy, es triste, llegar a tu edificio y no tener ni idea de saber quién es tu vecino, si te encuentras con alguien en el ascensor apenas se dice ¡Hola! por no decir nada, no somos capaces de  mantener alguna conversación.Nosotros mismos nos estamos encargando en destruir todos esos valores que prevalecían en la época de nuestros abuelos y sin ir más lejos en la época de nuestros padres.
Lo más importante al día de hoy  es destacar, pero destacar en cosas materiales, el tener las últimas novedades tecnológicas, lo último en coches,lo último de .... un largo etc.Pero eso en realidad, ¿es importante?, cada uno vamos a lo nuestro, como""  burros mirando al frente"", sin saber lo que tenemos a nuestro alrededor.
Nos cuesta mirar al prójimo, pedir perdón, dar las gracias, contar nuestros problemas,en definitiva hablar,oímos pero no sabemos escuchar.
Con la llegada de este nuevo año, teníamos que proponernos el intentar ayudar,sí, hay mucha gente a nuestro alrededor que necesita de nuestra ayuda.No vale decir:" es que yo no puedo"",yo no tengo tiempo",y un sin fin de excusas.Proponernos saludar al vecino, hablar pero oyendo al prójimo. Intentar reunirnos en este patio universal, en el que nos da igual el color, el lenguaje, la religión; en este patio, estamos todos los días más o menos pendientes de si nos pusieron algún comentario, saludamos a los habituales y recibimos con mucho orgullo a los que quieren entrar en este nuestro patio.
La satisfacción , el orgullo el saber que un simple "hola" vale más que el mejor: iPhone,ipad ,coche,loft, y un largo etc...
Hace mucho he conocido a una persona,que me sorprendió.
Todos los días o la mayoría de los días solía hacer un recorrido, del cual ese recorrido un tramo, siempre era el mismo.Yo estaba soltera, era la época de estudiante, iba con mis amigas y normalmente sobre las 6 de la tarde nos reuníamos en una cafetería para contarnos todas esas cosas, ¿qué que tal fue el día en clase?, ¿cuando son los siguientes examenes?,¿que si hay que hacer el trabajo de un libro que hay que leer?,si el chico aquel está bien,bueno un sin fin de cosas;que al final,llegas a tu casa, y vuelves a llamar a tus amigas porque se ha olvidado algún que otro comentario, cotilleo que te has olvidado de comentar.
Pues bien, normalmente en ese recorrido, había una pareja de mendigos, uno tocando la flauta y otro con un perro que a veces, bailaba al son de la música de la flauta.Muchas veces, te daba reparo, pasar cerca de ellos ,ya que, no se aseaban y olían a vino; en la parroquia de mi barrio hacíamos labores sociales-aún se siguen haciendo-y una de las metas era intentar ofrecerles un lugar donde poder dormir, donde poder comer y asearse e intentar buscar algún trabajo.Pues circunstancias de la vida, me enteré de que uno de ellos, era hijo único y que pertenecía a una familia muy rica de Castilla-León; que por diferencias de todo tipo decidió abandonar todo y olvidarse de quién era;pasó de tenerlo todo a no tener nada.Decía que la vida, le enseñó a saber dar valor a las cosas, el saber apreciarlas y el ver como gente que el conocía era una hipócrita -todo es fachada,dentro no hay nada-, pasan penurias en sus casas, prefieren estar empeñados para dar entender a la sociedad que pertenecen a un status alto,otros aparentan ser una gran familia cuando son una familia destructurada.El quiso dejarlo todo, para aprender,valorar y tener otros valores que con su familia no los tenía.Consiguió aprender un oficio y todo desde 0.Al día de hoy es el ejemplo, para muchos jóvenes, que comenzaron en la droga y gracias a sus charlas, a sus experiencias en la calle, consigue que esos jóvenes no sigan por ese camino.
Todos podemos poner nuestro granito de arena.
Al día de hoy sigo de baja por los tremendos vértigos, pero deseando llegar a mis domicilios de nuevo y sobre todo al domicilio del usuario, que me animó a comenzar con este blog.Sería una buena propuesta para este nuevo año, el que todos intentáramos a mejorar las penurias de muchos de nuestros semejantes.
Como decía una gran persona que conocí y que habitualmente me daba sabios consejos,pues uno de ellos era el siguiente: " no aprecies a la gente por lo que tiene sino por lo que es "" .
Un abrazo ....