viernes, 4 de julio de 2014

CAPÍTULO CLXXXIV : ¿ QUIÉN ME AYUDA?.




Nuestro deber como profesionales, es hacer nuestro trabajo lo mejor posible, intentar ser lo más humanos posibles.
Deciros que, al día de hoy,en este nuevo domicilio, estoy adaptándome poco a poco, además de empatizar poco a poco.
Es lógico, todo lleva su tiempo, debido básicamente, a nuestras formas de ser, ya que, todos somos distintos, con nuestros defectos y nuestras virtudes; por eso muchas veces es más fácil o por el contrario muy difícil caer bien el primer día de trabajo ; además de empatizar con el usuario, tenemos que empatizar con la familia o incluso con los vecinos,en fin, quien lo consiga es afortunado, ya que, de entrada parte del trabajo ya lo tiene realizado, porque toda esa gente con la que has llegado a empatizar, van estar contigo al 100%.
Al día de la fecha, gracias a Dios, vamos adaptándonos bien a este nuevo domicilio, que es de lo que se trata.
En cuanto al domicilio de MI GRAN AMIGO, decir, que ayer a la tarde, me sorprendió gratamente, cuando lo saludé, el se alegró mucho y a continuación me preguntó que era lo que le pasaba, le comenté que estuvo unos días con fiebre y que todo era debido a un pequeño catarro, el se sorprendió,estuvimos hablando, de lo que le había sucedido, pero cuando le dije, que si me ayudaba, su respuesta fue rotunda,"" Claro que sí "", faltaría más, estoy a tus órdenes.
Me estuvo ayudando mucho, colaborando en todo momento, como bien dice el ""somos del equipo"".
Pero la sorpresa la he llevado hoy a la mañana, en principio, tendría que venir la enfermera al domicilio, y hacerse ella cargo de las curas; pero lo que suele suceder normalmente, es que en los domicilios, quien suele hacer las curas la mayoría de las veces, son las auxiliares de domicilio y raras las veces los familiares del usuario.
En este caso,decir, que desde el primer momento, estuve con su esposa, colaborando en las curas, pero hoy me vinieron las lágrimas a los ojos, pobre amigo mío, que dolor debe estar pasando y que poco se queja.Esa úlcera esta siguiendo su curso, está avanzando, y ahora está llegando a un poquito más arriba del hueso del talón.Es increíble, pero cierto, en un principio tenía mis sospechas, pero ahora ya se confirmaron, ya sé de donde provenía esa fiebre.No cabía la menor duda, todo eso proviene de la úlcera del talón.
Hablando con su esposa, hemos llegado a la conclusión, de que tiene que venir la enfermera además del médico de cabecera.
Rápidamente,su esposa, cogió el teléfono para llamar al Centro de Salud, para comunicarles que a la mayor brevedad, el médico se acercara por el domicilio con la enfermera correspondiente.
Al mediodía va otra compañera, para darle la comida, y levantarlo.Deciros que no le comió nada, y que no fue capaz de levantarlo.
A la tarde regresó de nuevo, para darle la cena y acostarlo.Pero la sorpresa fue que estaba en cama, y su esposa, me comentó, que haber si a mí me comía algo, ya que , al mediodía no comió y tampoco merendó, a ver si yo tenía suerte.Efectivamente, allá me dirijo a la habitación, comenzé a saludarlo , hablé con el, y poco a poco, fuimos hablando-Más bien hablaba yo y el prestaba atención-.
Pero conseguí levantarlo, le dí la cena, tomó un yogur y además me bebió un vaso de aquarius entero.
Por último lo metí en su cama, y me despedí  con un "" hasta mañana"".
Hoy he estado de nuevo, lo afeité,le corté el pelo; además de asearlo y cambiarle la ropa.Lo tuve un buen rato levantado ( sentado en su silla de ruedas y tapado con una mantita), para luego volver meterlo en su cama.
Permitirme, mandarle un GRAN  ABRAZO a Juan Segado Ros, que sabe que tiene mi apoyo, y que tiene que levantar ese ánimo.
Bueno, espero que este nuevo capítulo, sea de vuestro agrado.
MUCHAS GRACIAS por estar ahí.
Un abrazo para tod@s.