martes, 3 de diciembre de 2013

CAPITULO CII: LUCHA.




Mirando mis papeles, he encontrado, las anotaciones de un usuario, que tuve hace aproximadamente unos 8 años.
Este usuario,se llamaba Manuel,era un señor muy serio en apariencia,hablaba en gallego y daba entender que en su casa siempre había mandado el.Estaba casado y tuvo 2 hijos y 4 nietos.
Fue un gran trabajador ,su profesión fue cuidador de montes,  en la época de la Guerra Civil, eran tiempos muy duros,ya que, en esa época, los oponentes al régimen franquista se escondían en los montes,y era un compromiso el saber que aquel que estaba siendo buscado,se escondía en esos lares podían ser :vecinos o incluso boticarios,maestros ... además las familias iban en su busca para llevarles:comida, información y un largo etc.Muchas veces Manuel tuvo que : "" oír,ver y callar"" para no comprometerse tanto él como su familia.
Cuando llego a ese domicilio, me encuentro además con su esposa, una mujer luchadora, trabajadora,y a la vez haciendo un análisis de arriba abajo, para sacar la conclusión de si era válida o no para ese puesto de trabajo.También estaba uno de sus hijos. Desde el primer momento, empaticé con su hijo y su esposa.
El se encontraba, sentado y mirando hacia algún lugar,pero escuchando lo que hablamos, de vez en cuando se reía de los comentarios que yo hacía, pero sin mostrar nada más.El tenía Alzhemier,decir que estaba dejando de comer y dejando de dar esos paseos con su andador por la acera de su casa.Una gran casa, con mucha luz, mucho terreno, con unos columpios para sus nietos.
Los primeros días fueron tremendos, no era capaz de conseguir unas palabras, y su esposa, se reía al verme con mi tenacidad, empeño;el de vez en cuando dejaba asomar una sonrisa pero no flaqueaba.
Al final conseguí que hablara intentando que jugara conmigo al dominó.No entendía como una mujer,sabía jugar cuando era un juego de hombres y que aún por encima le fuera a ganar, eso era increíble ¡¡¡¡.
Después de dar los paseos, jugábamos una partida.Era increíble, al principio no atinaba con las fichas, pero llegó un momento, en el que él se daba cuenta, que también tendría que llevar cuenta de las demás fichas,hasta conseguí que su esposa jugara con nosotros.Un día llegó su hijo y no daba crédito,asombrado,riéndose, viendo a sus padres y a mí jugando al dominó.Poco a poco , consigo, que el colabore, me ayude en todo lo que pueda hacer,voy consiguiendo cosas poco a poco,se encuentra muy a gusto conmigo y yo con el;igualmente su esposa y sus hijos.
Todo eso duró poco,comenzó a complicarse todo;por la mañana iba una señora y por la tarde iba yo para :dar la cena, poner pijama,pañal,acostarlo.
Comenzaron a salir las úlceras por presión,comienza a caerse de la silla de ruedas,dejó de hacer sus necesidades, comer lo más mínimo,no puede dormir bien debido al dolor, comienza a aparecer la fiebre,hasta que poco a poco se fue apagando

A mí personalmente,me sorprendió la entereza de su esposa, que quiso estar presente en todo momento, incluso colaborando con su ayuda en el momento de las curas de las úlceras.Quiso aprender y saber como se hacían correctamente, llegó a insinuarle a una enfermera si se había olvidado del hydrogel y de la plata, cuando ésta solamente echaba suero.
Daros un gran abrazo a tod@s y espero que este otro capítulo sea de vuestro agrado.