viernes, 19 de octubre de 2012

CAPITULO VIII:LA DEPENDENCIA Y LA PÉRDIDA DE AUTONOMÍA DE LAS PERSONAS MAYORES





Me refiero a las personas mayores que son objeto primordial de la atención de los SAD como aquellas que, en mayor o menor grado, son "dependientes".Las personas mayores a las que el SAD atiende están condicionadas por alguna pérdida o disminución de su capacidad funcional para el desenvolvimiento de una o varias actividades básicas o instrumentales de la vida diaria que antes de esa pérdida o deteriorio podían realizar con normalidad.Persona dependiente es, en el contexto de los SAD,aquella que no puede hacer sin ayuda determinadas actividades de la vida diaria de las consideradas esenciales para autocuidarse o para el desenvolvimiento normal de su vida diaria.
Como se ha señalado reiteradamente por la doctrina (Balter y Werner-Wahl,1990;Gil Gregorio y cols.,1993;Bravo Fernández de Araoz,1994),cuando hablamos de dependencia es importante referirla al concepto de capacidad funcional,es decir,si la persona carece o ha perdido la aptitud para la realización de alguna o algunas actividades de la vida diaria (AVD),pues,obviamente,existen otros tipos de dependencia psicosocial en los que no vamos a entrar.
La capacidad funcional es susceptible de ser medida en las valoraciones individuales que deben realizarse en cada caso.Existe acuerdo doctrinal en clasificar tales actividades en las siguientes:
-Actividades básicas de la vida diaria (ABVD).Son relacionadas con el autocuidado, como levantarse/acostarse,vestirse,caminar,alimentarse,realizar el aseo personal,mantener el control de esfínteres,etcétera.
-Actividades instrumentales de la vida diaria(AIVD).Consiste en el desarrollo de tareas habituales para vivir de manera independiente,tales como cocinar,limpiar,lavar,hacer compras,manejar el dinero,controlar la medicación,desplazarse por la calle,utilizar los medios de transporte,realizar gestiones,etcétera.
Aparte de realizar una valoración de la capacidad funcional, también será preciso conocer si existe o no deterioro o trastorno cognitivo.