viernes, 12 de julio de 2013

CAPITULO LXXXIII: ATENCIÓN PALIATIVA.

El objetivo de la atención paliativa es asegurar que una persona que tiene una afección aparentemente incurable sufra lo menos posible, y que se satisfagan todas sus necesidades físicas,psicológicas y espirituales.Se intenta aliviar y eliminar cada uno de los síntomas, en lugar de curar la enfermedad misma,y facilitar una muerte plácida y digna.La atención paliativa no es algo puntual:si la enfermedad es degenerativa,puede prolongarse durante muchos años.
Muchos personas prefieren morir en casa, en un entorno que les es familiar y en compañía de sus seres queridos;por lo general esto sólo es posible si un médico o enfermera especializados atienden a la persona, con el adecuado apoyo de un hospital para enfermos terminales y otros profesionales.

RELACIONES ESTRECHAS
 A pesar de que cuidaar a alguien que está muriéndose es estresante y angustioso, puede proporcionar a las personas la oportunidad de despedirse apropiadamente.También puede reunir a una familia, a amistades olvidadas, y otorgar la posibilidad de expresar afecto.La estrecha relación entre la cuidadora,los familiares y los amigos, suele continuar después de la muerte, y puede ser una gran fuente de consuelo y apoyo para los que están de duelo.
Descubrir que alguien está a punto de morir trae consigo un amplio abanico de emociones.Tal vez tu familiar tenga miedo a la muerte, al dolor o simplemente a lo desconocida.Y tal vez tú tengas miedo de ver sufrir a alguien muy allegado, y te preocupe quedar sola cuando él muera.Estos temores son comprensibles;hablar abiertamente de ellos puede contribuir a que comiences a superarlos.
Como cuidador profesional ajeno a la familia, las exigencias que se planteen serán enormes en este momento.Los miembros de la familia y los amigos de la persona que está muriendo podrían necesitarte tanto,si no más, que la persona a la que cuidas, y esto podría resultar particularmente estresante.
La responsabilidad como cuidador profesional ajeno a la familia es la de complementar, no dominar, el régimen de atención.Trata de conseguir un equilibrio entre cubrir las necesidades de la persona que está muriendo y las de sus familiares más próximos.Debes permitir que la familia y los amigos se impliquen en sus cuidados.
Pero desde el punto de vista del profesional, es muy duro,ya que, todos los días estas con el y pasas a ser cómplice de todas sus inquietudes.Codo con codo, motivando, apoyando y un sin fin de cosas más.Cuando llega el momento ese momento duro, es tremendo, tienes que mantenerte no hundirte, intentar estar con la familia como bien se contó anteriormente.Y al llegar a casa, te vienes abajo y te derrumbas.
Espero que este capítulo os sirva de ayuda, como los anteriores.
Un abrazo para tod@s