miércoles, 31 de julio de 2013

CAPÍTULO LXXXVII: VACACIONES.



Acabé la jornada.
Estuve acompañada por mi sustituta,ya que, en el mes de Agosto comienzo mis vacaciones.
Es un día lleno de sensaciones,ya que, las vacaciones las necesitas . Pero ver a tus usuarios tristes, esa mirada perdida , pensativa y dubitativa pensando que no te van a volver a ver, eso es tremendo.
Tengo un domicilio, llevo ahí casi 5 años y siempre que llegan las vacaciones la reacción es una alegría porque te las mereces pero a continuación viene el bajón y las siguientes palabras son demoledoras, con las lágrimas asomando en sus ojos sus palabras son :""Pero vas a volver verdad.Yo estoy muy contento contigo y quiero que me sigas ayudando.No te vas de la empresa.No estas enfadada conmigo verdad"". Estas palabras te llegan a lo 
más profundo de tu ser.Son palabras que te marcan.
Luego están también las familias en general y los cuidadores en particular.Entre estos casos también tengo otros usuarios en estas circunstancias y en concreto ya no soy yo la que se va de vacaciones, sino , la otra compañera que nos sustituimos también entra de vacaciones conmigo.Esta situación es tremenda,para el usuario,ya que, no es una persona a la que vas perder de vista 1 mes, sino son 2.Tener que adaptarse a 2 personas y que sean competentes en este trabajo,es duro,ya que, por desgracia en este trabajo ves de todo,auxiliares que piensan que ya que,vas trabajar solamente un mes,para que me voy a esforzar,para que voy a fijarme si tiene escaras en la piel,si yo no soy la titular, tiene que haber  de todo como en la viña del señor pero hay que pensar que estamos trabajando con personas y personas enfermas dependientes.
Hay que volver a empezar de cero y ver que es la nueva auxiliar capaz de manipular al usuario encamado,al que está en silla, colaborar y en algunos casos ayudarlo a las actividades de la vida diaria.
En este caso, estos usuarios, tienen demencia y el momento de volver,del regreso al domicilio, el usuario en algunos casos ya no se acuerdan de ti,te llegan a ver como un extraño.Pero en otros casos, la sensación es como cuando se va un familiar y estas deseando que vuelva y cuando llega el día del regreso es una fiesta , y te suelen decir ¡ Por fin has llegado! ¡creía que ya no volvías!
En mi caso particular, mi costumbre es llamarlos por teléfono e incluso llegar hacerles alguna que otra visita.Espero tener descanso y que ellos estén lo mejor posible dentro de lo que cabe.                       Un abrazo para tod@s