miércoles, 20 de febrero de 2013

CAPITULO XL: FRUSTACIÓN.




Ésta noche apenas he descansado,tengo un dolor de cabeza tremendo, cuantas lágrimas ,es muy fuerte,me estoy quedando sin fuerzas,no sé si podré continuar con todo esto.
Dios mío Antonia,porque no me has hablado ayer de todo esto.Tan  mal estas para "tirar la toalla".
Es que no hago más que quererle, por él y para él hago todo, todo gira entorno a él;la comida, la cena, no sabes que hacer nada quiere, ya no me conoce, sus palabras;esas palabras que muchas veces se te clavan en el corazón y yo además tengo ya mis años y todo esto se me está haciendo cuesta arriba.Y por si fuera poco ahora surge esa maldita úlcera en el talón.¡¡NO PUEDO MÁS!!.
Cuando lo miro intento recordar aquel hombre amable, que estaba pendiente de todo y de todos nosotros,era un gran luchador y hacíamos un gran equipo -codo con codo- , hablamos de nuestras inquietudes, como íbamos a salir adelante, afrontando los problemas juntos.Pero ahora, ahora cae todo sobre mí, dependo de todos y lo peor de todo, es que, cuando vas a pedir esa ayuda, ves esas caras largas, esas miradas ;que al final llega un momento , en el cual, para otra vez si surge, evitas el descolgar el teléfono o incluso avisar a alguien de los tuyos para evitar jaleos y malas caras.Así que al final te conviertes en un estorbo.
Cuantas veces, he pasado las noches en vela por ellos, cuantas veces hemos llamado a muchas puertas por ellos, cuantas veces hemos pasado sin cosas por ellos y ahora, ahora cuando hacen falta, cuando tendrían que estar aquí más que nunca, para que nadie se olvide de ellos; es cuando ahora molestas, el ya iré, o, el siempre yo ,o incluso ,siempre igual.


 Un abrazo grandote ....