lunes, 18 de febrero de 2013

CAPITULO XXXIX: REÍRSE DE LOS MIEDOS.


Tuve la gran suerte de conocer a una de las personas que más marcaron mi vida, las que dejan huella en lo más hondo de nuestro corazón.Me enseñó que a pesar de nuestros: complejos,enfermedades,trabajo,etc;
tenemos que seguir nuestro camino,luchando, muchas veces nos caemos y tenemos que levantarnos aunque muchas veces no tengamos ni fuerzas para ello.Pero la vida es eso una lucha constante, en el amplio sentido de la palabra,que si uno se dedica a REÍRSE DE LOS MIEDOS la lucha será mucho más llevadera.
 Muchas veces, cuando todo parece que comienza a ir sobre ruedas,la vida nos sonríe, es cuando surgen los problemas; que si una enfermedad, un accidente; de repente tú vida da un giro de 360º y no asumes lo suce  dido, entras en una depresión arrastrando a los tuyos que se sienten impotentes ante esa nueva situación.Pero ¿Cómo hay que hacer? , pues , en primer lugar afrontar la nueva situación , en segundo lugar, luchar, caerse y volver a levantarse, y en tercer lugar si poco a poco AL MAL TIEMPO LE PONEMOS BUENA CARA poco a poco intentaremos salir adelante;como no ,con el apoyo de la familia, de profesionales y de gente que vamos conociendo por el camino de la vida.Con todo ese equipo sabremos como REÍRNOS  DE LOS MIEDOS.
La persona de la que hablo es mi abuelo Enrique, falleció a la edad de 96 años, pero era un VIEJO JOVEN, sí  así era.Un señor que nació en el año 1900 emigró con 14 años a Cuba  con su hermano, allí trabajó de mecánico, después abrieron un taller.De allí marchó a Canadá, en Canadá estuvo trabajando de chófer unos cuantos años.Luego regresó a su país natal España, estuvo trabajando de chófer de ingenieros de una gran empresa.Se casó con la edad de 40 años, tuvo 4 hijos,le fallecieron 2,nada más nacer. A los pocos años de estar jubilado, a su esposa, le diagnostican Demencia Senil. Él se hace cargo ,poco a poco, se va adaptando a su nueva vida.Al poco tiempo a su esposa le diagnostican Diabetes, él sigue haciéndose cargo, ahora también hay que poner Insulina.Él tiene 70 años, le prepara el baño a su esposa;se bañan juntos, le prepara el desayuno, desayunan juntos, va a la compra, hace la comida, además de darle la medicación correspondiente a su esposa.Subía todos los días 120 escaleras, además de hacer ejercicio en casa.Su vida era su esposa, y sus nietos.Te daba buenos consejos, tenía una memoria impecable, podías hablar con él como con cualquier mejor amigo.Cuando su nieta se casa y se queda embarazada, pasó a mimarla TENIA QUE PENSAR EN 2 .
Como él decía HAY QUE REÍRSE DE LOS MIEDOS.
Un abrazo