martes, 12 de febrero de 2013

CAPITULO XXXVI: REFLEXIÓN

Cuantas veces me he parado a pensar si todo esto merece la pena.
Mucha gente piensa que me dedico a este trabajo por llamar la atención, ya que, mi marido tiene un buen sueldo, y por lo tanto no tendría necesidad de ir a trabajar.
Otro tipo de gente, dice que en vez de ir a trabajar que voy a "servir" lo que viene siendo personal de servicio,me dedico según ell@s a la limpieza del hogar.
Además muchos familiares de los enfermos dependientes intentan humillarte e incluso llegar a rozar el acoso y el mal trato psicológico.
Luego lo que es en sí, la empresa, pues deja mucho que desear, porque hay un convenio laboral como en todas las empresas y apenas se cumple.Cualquiera protesta hoy en día,tal como están las cosas.
Pero lo que te hace seguir adelante en todo esto es EL ENFERMO.Esa alegría al verte, esa manera de agradecer tú presencia, tú labor diaria, eso no hay dinero que pague todo eso.Normalmente , en la Ley de Dependencia , la mayoría de dependientes son gente mayor, aunque, en cualquier momento puedes tener domicilios de dependientes menores de edad como domicilios de dependientes de tú misma edad.
Pero de que se trata la LEY DE DEPENDENCIA? pues se trata de: El estado permanente en que se encuentran las personas que, por razones derivadas de la edad, la enfermedad o la discapacidad y la relacionada con la falta o pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, necesitan la atención de otra u otras personas o ayudas importantes para realizar las actividades básicas de la vida diaria o, en el caso de las personas con discapacidad o con enfermedad mental, otros apoyos para su autonomía personal.
Bueno pues es ésta mi profesión y ella me da muchas cosas positivas, y me enriquece como persona.Espero que os haya gustado.