miércoles, 4 de junio de 2014

CAPÍTULO CLXX: HASTA LUEGO.



Buenos días a tod@s ¡¡  espero que amanecierais muy bien.
Hace unos minutos acabé la jornada de la mañana.
Deciros que ayer a la tarde regresé al domicilio de mi gran amigo y creador de este magnífico blog ;pues bien llegué a su domicilio, y allí estaba él , con esa mirada a ninguna parte, callado y con cara de pocos amigos.Fui a saludar a su esposa y a su hijo mientras me ponía la bata, y a continuación, ya me quedé con el para hablar y como no, para saludarlo a el también.
Apenas me habló, yo continúe hablando con el como si nada, sin darle importancia a pesar de que el no me hablaba.Le dí su cena,mejor dicho, parte de la cena, ya que, su esposa ya se la tenía dada casi toda incluida la medicación, cuando terminó, lo llevé hacia su habitación.
Me paré hablar con el, ¡Soy Elena!, sabes, y te voy ayudar a poner el pijama para ir para cama.
a lo que el me respondió, ¡Ella bien sabe lo que tiene que hacer!.
Muy bien le respondí, a continuación, me dediqué a prepararlo para meterlo en cama.
Una vez, que ya estaba en su cama; me despedí de el, y el ni me contestó .Me despedí de su esposa y de su hijo con un HASTA MAÑANA.
Hoy, a la mañana, regresé a su domicilio.Saludé a su esposa, me preparé,y comencé a hacer las tareas domésticas ( como bien sabéis por anteriores capítulos, las tareas ya están pactadas con la empresa y el cuidador del usuario; por lo tanto, no en todos los domicilios son las mismas tareas); al terminar de realizarlas me dirigí hacia el dormitorio, primeramente, para darle los buenos días, el me respondió igualmente y a lo que a continuación me preguntó ¿Quién eres?, a lo que yo le respondí ¡Soy Elena!, con una voz débil y titubeante, me responde ¡ Qué milagro tú por aquí!,en fin; le respondí ¡Vine a saludarte !
Le dije que lo iba ayudar a cambiar la ropa,y el me respondió que me iba también a ayudar,¡ muchas gracias!, el me agarró la mano y la besó.
Después, con la grúa, lo pasé para la silla, le cambié las sábanas, y a continuación, con la grúa, lo volví a meter en cama, me despedí de el , con un ¡Hasta luego, vengo a la tarde!.
Recogí todo, y me dirigí hacia su esposa, para despedirme,estuvimos hablando un poco, y me despedí de ella con dos besos y ¡Hasta luego, buen provecho!.
Bueno aquí os dejo un nuevo capítulo.
Espero que sea de vuestro agrado, y deciros, que tengo que esperar el momento, para comunicarle, vuestros comentarios y de los que estáis día a día entre todos  nosotros.En su nombre daros de antemano LAS GRACIAS .
Un abrazo grandote para tod@s.