lunes, 24 de febrero de 2014

CAPITULO CXXII : LA MODIFICACIÓN DE CONDUCTAS.LA RELACIÓN DE AYUDA Y LA ESCUCHA ACTIVA.


Hola a tod@s buenos días ¡¡ Después de un fin de semana hay que volver a la normalidad.
Hoy comenzamos la semana con un nuevo capítulo que es tan importante como los anteriores.
Desde el momento que te asignan domicilios los auxiliares de ayuda a domicilio se produce una intromisión en la intimidad de la vida privada de las personas que vas atender
Debemos de ser sumamente respetuosos con esa intimidad,evitar juzgar la vida y las costumbres de la familia en la que se entra,es preciso tomarse un tiempo para mejorar la calidad de vida de la persona y mostrar cuidadosa delicadeza cuando se quieren introducir modificaciones en los hábitos y en el modo de vivir.Conviene recordar que cambiar conductas que se han mantenido a lo largo de toda una vida requiere grandes dosis de paciencia y de sensibilidad.
Todo esto nos lleva una vez más a recordar que el apoyo que se ofrece en la atención domiciliaria es un proceso que se produce gradualmente en el tiempo.
Todos los días nos propondremos avanzar en la dirección de que la persona consiga hacerlo sola completamente.El refuerzo positivo, debe ser practicado cada día para después realizar la tarea que queremos realizar .
Nunca utilizaremos la  técnica del castigo u otras de las denominadas de rechazo,evitando siempre las reprimendas y los comentarios críticos , en los casos en los que pretendemos eliminar conductas que van en contra de lograr objetivos.
Cuando lo que se quiere es eliminar una conducta agresiva o abusiva (gritos, demandas excesivas,....) se recomienda ignorarlas.Hay que ser perseverantes y hacerlo siempre que aparezca la conducta incoveniente,así relaciona que actuando de esa manera no va a recibir atención.
La relación de ayuda es una apuesta en la que se plantea la lucha contra la dependencia y el sufrimiento, que se produce al menos entre las dos personas que se encuentran en la prestación del SAD ( persona atendida y auxiliar). En esta batalla suele estar presente el afecto y el objetivo común que se persigue es el incremento de la autonomía y de la calidad de vida de la persona.
Para ello es necesario tener unas cualidades para establecer la relación de ayuda:
-Autenticidad: Ser siempre sincero con nosotros mismos, y cuando alguna tarea nos parezca demasiado dura o difícil, tenemos que reconocerlo y buscar ayuda.
-Tener espíritu positivo: Estar convencido de que siempre podremos mejorar con nuestro trabajo las condiciones de la vida de la persona a la que ayudamos.
-Comprensión o empatía: Capacidad de entrar afectiva y emotivamente en la realidad de la otra persona.Para conseguirlo hay que dialogar atentamente con la persona sin juzgarla y aceptar sus opiniones y su forma de ser tal como es.
La escucha activa es una actitud de especial interés y atención por entende lo que la persona dice y comprender lo que ello puede significar.Hay que hacer un esfuerzo de concentración y comprensión.Pasamos entonces de trabajar para la persona a trabajar con la misma.
Para conseguirlo es necesario:
_ Interpretar las quejas de la persona.
_ No poner obstáculos a la comunicación.
_ Practicar la re-formulación, es decir, repetir las mismas quejas que dice la persona para estimularla a que diga el motivo real de su sufrimiento y a expresar sus sentimientos profundos.

Un abrazo para tod@s.