miércoles, 2 de abril de 2014

CAPÍTULO CXXXVII: CONVERTIRSE EN CUIDADORA.

Tu cometido como cuidadora, y el tiempo durante el que debas desempeñarlo, puede variar.
Si la desmejora de tu familiar es gradual (como en el caso de la enfermedad de Alzheimer),es posible que estés preparada para proporcionarle los cuidados necesarios;pero si es algo repentino (debido a una apoplejía, por ejemplo),tal vez sientas que no estás en absoluto preparada.Sea cual sea el grado de atención requerida, asegúrate de tomar la decisión correcta para ambos.
GRADO DE ATENCIONES.
Es posible que tu familiar sea autosuficiente en muchos sentidos, pero sea incapaz de realizar tareas como ir de compras o limpiar;eso podría significar que sólo necesita ayuda durante unas horas a la semana.Sin embargo, en situaciones más extremas, puede que tengas que cuidar a alguien que necesite ayuda para cosas tan básicas como el baño y la comida;en estas circunstancias, deberás proporcionar una atención constante.
ASISTENCIA DURANTE UN BREVE PERÍODO.
Una persona que está recuperándose de una operación o enfermedad grave, necesitará un alto grado de atención inicial.Debe prepararse un programa que detalle las necesidades de tu familiar;si hay alguna tarea que crees que no podrás realizar, debes ponerlo en conocimiento del hospital o del médico de tu familiar.Al principio, es posible que tengas que ayudarlo con las tareas cotidianas como cocinar o, si tiene problemas de movilidad, a trasladarse de una habitación a otra.Sin embargo, a medida que se recupere, tus responsabilidades disminuirán.Alguien que ha sufrido un ataque cardíaco, por ejemplo, y está pasando la convalecencia en casa, puede necesitar apoyo y cuidado intensivos al principio, pero poco a poco recobrará las fuerzas.
ASISTENCIA PROLONGADA.
Si las capacidades físicas o mentales de tu familiar se encuentran menoscabadas de manera permanente, debes meditar seriamente si es factible cuidarlo en el hogar.En la mayoría de los casos deberá considerarse la necesidad de proporcionar una asistencia constante.Podría requerirse una asistencia permanente y tal vez haya que realizar adaptaciones en la vivienda:por ejemplo, podrías tener que instalar un elevador para escalera, o convertir en dormitorio una de las habitaciones de la planta baja. 
¿LA ATENCIÓN EN CASA ES UNA OPCIÓN PRÁCTICA?.
Cuidar a un familiar puede constituir una gran responsabilidad que afectará a casi todos los aspectos de tu vida.Es esencial que recibas asesoramiento,con el fin de poder considerar tus propias necesidades, así como las de tu familia y tu familiar.Recuerda que el cuidado en el hogar no es la única opción de que dispones:si tienes dudas, existen otras alternativas prácticas.Antes de decidir si convertirte o no en cuidadora, o continuar siéndolo, considera las preguntas siguientes:
TÚ Y TU FAMILIAR.
.-¿Tú familiar necesitará cuidados durante mucho o poco tiempo?.
.-¿Requerirá una supervisión constante?.
.-¿Cómo se siente respecto a que lo cuides tú?.
.-¿Eres la persona más indicada para cuidarlo?.
.-¿Cuánta ayuda puedes obtener de amigos, familia, asociaciones de voluntariado y servicios sociales?.
.-¿Qué otras opciones existen si no lo cuidas tú?.
TU PAREJA Y TUS HIJOS.
.-¿Cómo se verán afectados los otros miembros de tu familia?.
.-¿Puedes cumplir con tus responsabilidades para con tu familiar, así como con las que tienes para con tu pareja e hijos?.
.-¿Habéis hablado de la situación y tomado la decisión como familia?.
TU HOGAR.
.-¿Necesitarás adaptar la casa?.
.-De ser así, ¿serán costosos los cambios?¿Tienes derecho a ayudas económicas?.
TRABAJO Y ECONOMÍA.
.-¿Te es posible conseguir un permiso por enfermedad de un familiar?
.-¿Estás dispuesta a renunciar a tu trabajo, si fuera necesario?.
.-¿Algunos de vosotros recibirá una pensión?.
REEVALUAR LA DECISIÓN.
El estado de saludo de tu familiar puede mejorar o empeorar con el paso del tiempo, cosa que afectará su grado de dependencia.Los síntomas y las circunstancias cambian de modo constante;recuerda que tu decisión no tiene por qué ser definitiva:puedes reconsiderar algunas de los factores precedentes en una etapa posterior.
ESTUDIO DE UN CASO.
Grace estaba casada con Stanley desde hacía 45 años.La salud de Stanley empeoró de modo gradual, y él se hizo cada vez más dependiente de su esposa.Comenzó a sufrir pequeños accidentes:a causa de una caída se fracturó un brazo,y olvidó una cacerola al fuego, lo que estuvo a punto de provocar un incendio.
Grace no se dio cuenta de que se había convertido en su cuidadora hasta que empezó a tener miedo de dejarlo solo.A pesar de que quería continuar cuidándolo ella misma se dio cuenta de que sería  beneficioso pedir un poco de ayuda.
Su primer paso consistió en recurrir a amigos y familiares para que la ayudaran con las tareas domésticas.Más tarde, un asistente social especializado fue a visitarla y, tras una conversación con Grace, tomó las disposiciones necesarias para que recibiera ayuda, cosa que alivio una gran parte de la presión.