jueves, 10 de abril de 2014

CAPÍTULO CXLI : ENFRENTARSE A LA SOLEDAD Y EL AISLAMIENTO.


Resulta fácil verse aislada cuando se desempeñan las funciones de cuidadora.Podrías encontrarte con que estás demasiado atareada para relacionarte con amigos y familiares.Si la gente te visita con menor frecuencia, podría deberse a que ven que estás ocupada y no quieren ser un estorbo.En ocasiones, la gente deja de visitarte porque siente incómoda ante la enfermedad de tu familiar.Los siguientes pasos positivos podrían ayudarte:
.-Dedica un tiempo a contactar con la gente y asegurarle que aún necesitas su amistad y apoyo.
.-Intenta ser sincera por lo que se refiere a tus sentimientos y necesidades:no intentes dejar fuera a los demás y fingir que puedes arreglártelas sola.Para sentirte feliz en el papel de cuidadora,también necesitas sentirte querida y apoyada.
.-Muéstrate abierta por lo que se refiere a la enfermedad de tu familiar y a lo que significa en términos de cuidados diarios.
.-Tranquiliza a otras personas si se sienten atemorizadas o trastornadas por los síntomas de la enfermedad: recuerda que no están tan familiarizadas como tú con la situación.
.-Solicita la ayuda de amigos y familiares e implícalos en el cuidado de tu familiar.A menudo la gente es más feliz cuando se está haciendo una contribución positiva.
RECONOCER LA DEPRESIÓN.
Puede haber momentos en los que se te venga todo encima y no te sientas con fuerzas para seguir adelante.Por lo general, estos sentimientos pasarán si hablas con una amistad, duermes bien durante la noche,o te tomas un respiro.A veces,sin embargo, persisten y acaban en depresión, cosa que puede resultar muy destructiva.Algunos de los síntomas más corrientes de la depresión son:
.-Tendencia al llanto.
.-Irritabilidad.
.-Cansancio.
.-Sensación de incapacidad.
.-Falta de concentración.
.-Sueño intranquilo o exceso de sueño.
.-Tendencia a comer constantemente o pérdida total del apetito.
Si experimentas cualquiera de estos síntomas y piensas que no puedes hablar de tus sentimientos con una amistad,tal vez te interese buscar consejo imparcial de un terapeuta o un médico de familia.
BUSCAR TERAPIA DE APOYO.
Las cuidadoras a menudo se enfrentan con problemas que parecen insuperables.
¿Puede ayudarte la terapia de apoyo?
La terapia de apoyo es una manera de ayudar a las personas a adaptarse a sus dificultades y aceptarlas;también sirve para explorar formas prácticas de solucionar los problemas.La terapia de apoyo no es una "cura" para personas con enfermedades psiquiátricas o físicas, no es una psicoterapia,la cual constituye un tratamiento para personas con problemas específicos de salud mental.
Cómo escoger un terapeuta.
La disponibilidad de terapeutas varía ampliamente,y escoger uno puede resultar difícil.Algunos terapeutas privados anuncian sus servicios y otros están conectados con organizaciones de voluntariado.Por ejemplo:La Asociación Profesional de Terapeutas Independientes,puede proporcionarte una lista de los terapeutas privados de Barcelona.Cada vez con mayor frecuencia,los terapeutas son adjuntos de los consultorios de los médicos de familia.El médico de familia también podría valorar tus necesidades para determinar si debes recibir tratamiento especializados,como la psicoterapia.
Aquí os dejo un nuevo capítulo tan importante como los anteriores.
Un abrazo para tod@s.