viernes, 4 de abril de 2014

CAPÍTULO CXXXIX: ¿TE LAS ARREGLAS BIEN?.


Es posible que tú y tu familiar encontréis que el cuidado en casa no resulta algo práctico.Aunque muchos se adaptan con facilidad al papel del cuidador, a otros, comprensiblemente, les resulta difícil manejar la situación.Ten presente, además,que tal vez las circunstancias han cambiado y ha llegado el momento de buscar un método alternativo de asistencia.Sien embargo, es importante que ambos estéis contentos con la decisión final.
EVALUAR TU SITUACIÓN.
Para descubrir si cuidar de tu familiar aún constituye una opción práctica para ti, examina la rutina cotidiana y considera cómo te sientes física y emocionalmente.
Organización.-¿Tus actividades cotidianas siguen una rutina ?, ¿Estás administrando tu tiempo del modo más eficiente posible?
Prioridades.-¿Estás desperdiciando tiempo y energía en tareas y problemas innecesarios que sólo logran incrementar tu estrés?
Apoyo.-¿Aprovechas las diferentes ayudas que están a tu alcance?, ¿Has considerado todas las opciones como amigos, familiares,organizaciones de voluntariado y servicio sociales?
Derecho económicos.-¿Has solicitado todas las ayudas económicas a las que tienes pleno derecho?
Salud física.-¿Comes y duermes de manera adecuada?, ¿Tienes posibilidad de hacer ejercicio de manera regular?
Salud emocional.-¿Eres capaz de mantener una perspectiva racional?,¿Sientes que controlas las en la mayoría de las ocasiones? De no ser así, ¿tienes una amistad o un terapeuta a quien puedas hablarle de tus sentimientos?
Descansos.-¿Dispones de tiempo suficiente para ti misma?,¿Te tomas descansos semanales o vacaciones regulares?
Independencia.-¿Puedes salir para ver a tus amigos?,¿Aún tienes vida social?
Compromiso.-¿Mantienes los compromisos con otras personas de tu familia y contigo misma?.
PERSPECTIVA DE LAS DECISIONES.
Si en cualquier momento decides que ya no puedes ocuparte personalmente del enfermo, no te sientas culpable ni pienses que has fracasado.Probablemente será lo mejor para ambos que reciba atención alternativa, en especial si necesita asistencia y supervisión más especializadas de las que tú puedes proporcionarle.
IDENTIFICAR LOS PROBLEMAS.
Puede resultar útil hacer una lista que detalle tus deberes cotidianos como cuidadora,y luego determinar aquellos en los que necesitas ayuda.Esta información te servirá para hacerte una idea de cómo organizar la semana.
Busca consejo de algún profesional de la sanidad que pueda ayudarte a evaluar la situación y encontrar vías alternativas para satisfacer tus necesidades.
Espero que os guste este nuevo capítulo.
Un abrazo para tod@s..