viernes, 25 de abril de 2014

CAPÍTULO CXLVIII: CUIDADOS PRÁCTICOS.




Cuando estás cuidando a una persona que se muere,uno de tus principales objetivos es darle la mejor calidad posible de vida.Esto significa asegurarse de que está cómodo y no sufre,y de que se mantiene lo bastante ocupado para aliviar el aburrimiento y la depresión.Intenta siempre respetar los deseos de tu familiar y anímalo a ser lo más independiente posible.
ENTORNO CONFORTABLE.
Si tu familiar está postrado en cama o recluido en la casa, el espacio personal tendrá una enorme importancia para él.Tú puedes ayudarlo haciendo que se encuentre cómodo y con el control de su entorno inmediato.

LA HABITACIÓN.
Para la comodidad de tu familiar, asegúrate de que se entorno permanece limpio y es agradable.
Ventila la habitación.Una habitación con el aire cargado puede resultar desagradable;abre las ventanas,pero evita crear corrientes de aire.
Busca la iluminación adecuada.Arregla las cortinas para que en la habitación entre tanta o tan poca luz como desee el enfermo.
Haz que la habitación tenga un aspecto agradable.Las flores frescas añadirán color y fragancia, y animarán la habitación.Las mezclas de flores y hierbas secas y las velas perfumadas podrían refrescar el aire.

VISITAS
Antes de animar a familiares y amigos a que lo visiten, asegúrate de que el enfermo quiere verles.Lo ideal es restringir las visitas a aquellas personas con las que tu familiar se siente cómodo.
No tengas miedo de cancelar las visitas si piensas que el afectado está preocupado.Recuerda también que un número excesivo de visitas podría suponer una carga para ti, la cuidadora.
Controla la duración de las visitas.Las visitas cortas y frecuentes son mejores que las irregulares y prolongadas que podrían agotarle.
Restringe el número de visitas.Uno o dos visitantes por vez podrían ser menos abrumadores que los grupos numerosos.
Prepara a los visitantes.Intenta preparar a las personas para la apariencia y la actitud de tu familiar.Podría resultarles violento o tal vez se sientan conmocionados o trastornados, si su apariencia física ha cambiado o si está muy deprimido.
APOYO PROFESIONAL.
Quizá te sientas incapaz de dedicarle a tu familiar el tiempo suficiente,ofrecerle la atención adecuada, o cargar tú sola con tanta responsabilidad.Si es así, tal vez debieras buscar ayuda profesional a tiempo parcial o completo.Consulta al médico de familia para que te aconseje e informe acerca de posibles ayudas.
Sé previsora.-Piensa cuándo podrías necesitar la ayuda e intenta disponer lo necesario antes de encontrarte en situación crítica.
Busca ayuda a tiempo parcial.-Algunas autoridades sanitarias locales y organizaciones benéficas tienen agencias que proporcionan ayuda durante cortos períodos.
Busca ayuda a tiempo completo.-Los hospitales para enfermos terminales,los hogares de asistencia y las organizaciones especializadas proporcionan atención a las personas que sufren enfermedades terminales, y ayudan y asesoran a quienes cuidan a la persona.