martes, 4 de junio de 2013

CAPITULO LXVII : LA ÚLTIMA LECCIÓN.


CONCEPTO
Según Holford, enfermo terminal es aquel cuya muerte se sabe segura,en un plazo no muy lejano, y en quien se ha abandonado el esfuerzo médico terapéutico, para concentrarse en el alivio de los síntomas y en el apoyo al enfermo y sus familiares.
Siguiendo a Sloan, conviene hacer unas matizaciones sobre la terminología que se usa en estas situaciones (paciente terminal, cuidados paliativos, etc.),que a menudo traduce la actitud genérica del entorno (profesional y familiar)frente al hecho próximo de la muerte.Las temidas frases "" no hay solución"", ""no hay nada que hacer"", casan bien con el mensaje que se puede extraer de la palabra terminal (se acabaron los cuidados),o paliativo (disfrazamos piadosamente el hecho de que no hay nada que hacer).
Nada más lejos de la realidad.El/la paciente que padece una enfermedad terminal requiere cuidados de alto nivel e intensidad. La diferencia estriba en que el objeto de los esfuerzos terapéuticos no es ya la enfermedad, su curación o control,sino el /la paciente,su bienestar (físico, psíquico y espiritual), en el momento quizá más importante de la vida: la muerte.
OBJETIVOS
El objetivo final de los cuidados paliativos es que el/la paciente tenga una muerte digna, concepto en el que se incluye una aceptable calidad de vida, libre de sufrimientos físicos o psíquicos causados por el dolor u otros síntomas acompañantes y con un grado de aceptación de su realidad adecuado.Todo ello sin olvidar que,como siempre, cada persona tiene sus creencias e ideales, que habrá que respetar.
Para la consecución de este objetivo final, será necesario establecer estrategias dirigidas a conseguir una adecuada información y apoyo psicológico al paciente, información y apoyo a la familia,adecuado control de los síntomas que puedan aparecer, establecer sistemas que ayuden al paciente a llevar una vida lo más independiente posible y garantizar la continuidad de estos cuidados.
¿Dónde se prestan los cuidados paliativos?
El lugar ideal para prestar estos cuidados y para la muerte del paciente es su domicilio, rodeado de sus familiares, de sus cosas, a salvo del medio frío y agresivo que supone a menudo el hospital.
Sin embargo,para que este ideal se dé, son necesarias una serie de condiciones que no se deben olvidar, si lo que perseguimos es el bienestar del paciente.
La familia debe tener disposición y posibilidad de cuidar al paciente.Junto a condicionantes objetivos(capacidad física de los cuidadores, condiciones de vivienda.etc.),los hay también subjetivos(asunción por parte de la familia del proceso,necesidad de colaboración en elos cuidados a prestar,etc.).La labor de información y apoyo psicológico a la familia,así como el adiestramiento en técnicas específicas del manejo del paciente, será por tanto fundamental.
Garantizar unos cuidados sociosanitarios adecuados y continuados en el domicilio del paciente, facilitando el apoyo del hospital siempre que se necesite.



VIVE LA VIDA LO MÁS CORRECTAMENTE 

Un abrazo para tod@s......