jueves, 29 de mayo de 2014

CAPÍTULO CLXVII: SOY UN AS.


Buenos días a tod@s ¡¡¡ deciros que ayer tuve un día muy agotador, y pediros perdón por no estar con vosotr@s.
Hoy llegué como hasta ahora, al único domicilio que no me pudo cubrir, esa compañera que contrataron para cubrir mi baja.A este domicilio no pudo ir, debido a que se necesita, carnet de conducir y coche.
Cuando se enteró mi usuario, me dijo que no me preocupará, que no le dé importancia.La gente, sabe como trabajo, como soy; que todo eso es lo que cuenta, y que el tiempo pone a la gente en su sitio.
Este domicilio, es del usuario, que me animó a crear este blog, y haceros participes de todas estas vivencias, que os voy contando.
Deciros que al día de hoy, lo he puesto al corriente, de todos vuestros comentarios, y vuestras visitas; a lo que el me dice que os transmita LAS GRACIAS DE TODO CORAZÓN.
Que todo esto, se debe, a que, el se dio cuenta de primera mano; que era reacio a este servicio, el no comprendía como iba ir a su domicilio una mujer ajena a su familia, y a mayores de hacer las tareas domésticas ( que en su caso, eran: hacer la cama -o cambiar las sábanas-, limpieza del dormitorio, limpieza del cuarto de baño,cocina..), pues bien a mayores, era asearlo y ayudarlo a vestirse ; a parte de si sobraba tiempo dar unos paseos.ESO ERA IMPOSIBLE, para eso ya estaba su esposa.
Pero aparecí yo, desde el primer minuto,nos entendimos, empatizamos los dos.Se encontraba a gusto, a pesar que, cuando se tocaba el tema del aseo eso era tema tabú ( ducha y afeitado con corte de pelo, la encargada era su esposa).
Poco a poco, día a día, fuimos avanzando, pasamos a ser amigos, pero no cualquiera amigo.Eramos amigos de palabra, de darnos un gran apretón de manos y eso ya era suficiente para decir que seríamos amigos de verdad.

Al comprender que esta labor se trataba de: ayudar, implicar, colaborar, animar, escuchar,entender, al enfermo.Que no se trataba de hacerlo inútil, sino de todo lo contrario, de que el enfermo no se viniera abajo, que no se desanimara, que con la constancia, lucha, esfuerzo; podría volver a sentirse útil, pero con unas limitaciones.Que no se trata de darse por vencido, que con la ayuda de otra persona , como decía el , ya no iba ser un mueble.
Cuando comprendió de lo que se trataba,y que su mujer, iba a estar allí, también iba ser participe, de toda esta evolución como mucho y como poco mantenimiento  ( para que la enfermedad no siga su curso a pasos agigantados), fue el que me animó a todo esto.
Me dijo que lo hiciera, que hay mucha gente en su misma circunstancia, incluso familias, que dudan y ve mejor solución, ingresarlos en residencias, por medio a lo desconocido; como no, a quien puede entrar en tu casa y a mayores en los tiempos que corremos.
Que sería muy triste sacar del entorno , de sus cosas , al enfermo, para llevarlo a una residencia, en la que, no está entre sus cosas, sus recuerdos... existiendo este servicio que es todo lo contrario, permaneces en tu hogar, con los tuyos y tus recuerdos ; eso es una maravilla, y que no hay dinero que lo pague, cuando sabes que tarde o temprano vas a desaparecer y te vas a ir.
Hoy lo fui a levantar, deciros que a las mañanas está un poco más apagado, pero que colabora, a pesar de su debilidad conmigo.Que se alegra de verme, y como decimos los dos formamos un gran equipo.
Sin ir más lejos , cuando lo estaba aseando, le dije si me ayudaba, y me contestó con: ¡ Elena, como no te voy ayudar , soy un campeón , SOY UN AS.
A las tardes está más despierto, me espera en su silla, en la puerta de la galería de su vivienda.Cuando llego me pide la contraseña, yo le saludo con las¡ Buenas tardes! y a continuación me pregunta¿ quien soy? yo le respondo que : soy Elena; me da la mano y sabe que soy yo por las manos frías.
Jajajaj, ayer, se rió mucho, porque vamos ir de visita a nuestra ciudad natal, a ver todo como se encuentra y ya sabéis que yo voy con el  y su mujer y yo voy de enchufada con ellos.¡Es tremendo !
Bueno aquí os dejo otro capítulo.
Espero que sea de vuestro agrado.
Un abrazo a tod@s.